17 jun. 2016

El autoconsumo comienza a tomar forma en España a pesar del ‘impuesto al sol’

El autoconsumo comienza a calentar motores en España. Según empresas del sector fotovoltaico, como GFM, KOSTAL Solar Electric Ibérica, AS Solar Ibérica o AROS Solar Technology, cada vez hay más trabajo especialmente en el campo del autoconsumo “pese a una regulación mala o muy mala que pone trabas al sector”. Sin embargo, todos se han mostrado esperanzados en un cambio de política energética y en que la fotovoltaica será un vector clave del crecimiento en nuestro país.


Si nos fijamos solo en los datos, desde el pasado 10 de abril, fecha en la que finalizó el plazo para que se inscribieran las instalaciones de autoconsumo en el Ministerio de Industria, el número casi se ha duplicado, de 283 plantas hasta las 441.

Quien está empezando a poner en marcha el sector son sobretodo las pymes, las pequeñas industrias, el sector agrícola y ganadero, el bombeo solar para regadío, los hospitales y edificios de la Administración pública, “a ellos les sale a cuenta para abaratar su coste eléctrico”, señala Gerhard Meyer, técnico‐comercial de AS Solar Ibérica, “son quienes nos están solicitando presupuestos para ponerlo en marcha”.